martes, 29 de noviembre de 2011

El claro
tempranamente oculto
por las pasturas del tiempo en que ara
un camino
donde el follaje más denso
promete
entrada y salida.
Cuando uno




se interna
en el olvido de la campánula que en lo abierto
florece, alineado al esenciar
de una huella,
en el olvido de la campánula
muriente en lo abierto.




Aquél
que hizo pie, sin camino
ni huella, coloreó de rocío la desnuda
corola, se ofreció al terruño
en los desposorios del nunca.




Tan calmo, como es inaugural
el adiós
sin presentar el sueño entre el cielo
y la tierra, ni llevar
la dirección de la muerte en la carta
que paso por paso escribe
la soledad.

lunes, 28 de noviembre de 2011

                                                                Así
                                                       quiere el mundo

                otra vez imponerse:                                             se negó a la nevada
   la antorcha que en torbellino                                              cuando uno de nosotros llamó

                                              con su aliento a los nombres.







                                                         Así lo pide: la

              llama en carne viva                                                birló el cerrojo de la muerte
           que  al  ángel  digital                                                con sangre de labio entre palabra

                                                            y palabra.







                                                                 Ven,

                            desmigájate,                                               y aposento.
a medio camino entre escarcha                                                Lucha la palabra de adiós

                                                        a lágrima fulgente.

viernes, 25 de noviembre de 2011

                                                               Lumbre
    de un vertedero, el                                                                         se extiende el alba
    niño en torno, soñado con                                               al juego de los verdugos, una
    la simiente de nombres. Tanto                                      débil vocal para lo ahora llorado 

                                                      bebida en el mundo
                                                  con gotas de adormidera.





                                                                   Tú
            vienes, sobre el asilo de                                        adiós, a través de argumentos
                      canciones, de un                                        y centavos. Tú

                                                           vienes, copo
                                                   que se ciñe una corona



                     -ésta, conmigo, la                                           horror, aquella,
                           ungiste, entre                                           contigo, la
                los duros sémenes al                                           color orfandad, en

                                                      mi nombre la supiste-







                                                                   De
                                                          un comparecer
                                                  labra tu blancura la noche
                                                         entre los techos
                                                     ¡hablasen estas velas
                                        en torno a los ojos helados, hablasen
                                                  los últimos en rompientes
                                    de sol, hablasen los tenebrosos una sombra
                                                        por sus crímenes!







                                                                    Un
            poema, después del arte,                                        entre nosotros: escuchabas
            floreció aún                                                                        en la intemperie, en

                                                          la intemperie vine
                                                             a escucharte.

martes, 22 de noviembre de 2011

                                                                      Tú

                                     labras:                                                    torno
                       hacia, junto, en                                                     del libro alzado por


                                                           un rabo de fortuna.









          
                                      Pero                                                         viene
                la ninguna maravilla                                                         en pancartas de


                                                          electrónicos coágulos.









                                                             
                                                                       Lo
                                                               ensordecedor
                                                             está en medio: tú
                                                            tienes que llamarte.

                                                                      







Aquello
sigue hablando, sin
manifestarse, en la más
contraria cima
a un mundo de alturas.




Para ti
lleva mi sombra
a cada extremo del
lenguaje, para mí
libra en sacrificio tu última
palabra.




El tiempo, desde
donde caemos
nos sabe una
sola, calma herida con
la hondura.




jueves, 17 de noviembre de 2011

A una lápida, tallada
entre el cristo y la fiebre, a una
lápida de dos ruegos
para un solo de ausencia, a
cuanto perfume
de sus flores en la brisa moviente
redobla el alba la canción
que espera por nadie en la claridad del mundo.




A este adiós
no más que el calor
o que el calor de los cantos fantasmas
cuando el duelo del sentido iguala a la luz
y la luz es sin forma completa, a
este nunca que palpamos sobre las voluntades
en el dominio de un juego
que no busca su dominio.




A aquél bajo sus crímenes, a
éste con sus concesiones, a los mil involuntarios
del fraude o los sacrificios
para que todo origen
sea fuera de las intenciones, todo fin en
el descuento de los logros
cuando el hombre, ya fecundo, se honra a sí
en los sagrados olvidos.




El viento sereno penetra
a la serena morada,
la palabra por la que nos despedimos le da
la bienvenida en la puerta,
éramos nosotros
cuando nada éramos para los mundos reales
una tenue brisa de transparencia profunda
que hablaba en los claros
para lo puro y ausente.

martes, 15 de noviembre de 2011

Serenamente cualquiera
en labio
y arcilla, a los ciegos nombres convencidos
por capullos de alma
fui
fui aun con el poema
que medía la sombra a nacimientos
-tú,




aquellos, nosotros,
no vencían
allí, no arribaban al poema
del cómo y de lo extraño
donde
una palabra dijo ninguna
con la semilla en derredor.




Saludé
a nadie, en
nadie
germiné.
Por el juego de mundo
hemos sabido, intactos
al pensamiento
todo lo que del blanco
resiste lenguaje.

Dos poemas de Maria Lilian Escobar                                              




(A Paul Celan)



Hermano
donde pervive la morada
del sonido de la horca
hacia ese sitio cayó
la palabra inmortal
de estiércol erguido como una piedra



abismo de oro disipado de putas
y perdidos en crucifixión
cuánta saliva en la ventana
rodeando la escala angélica
y la tierra en sus volcanes
ojo de siete estrellas
como silencio de palomas
golpea el corazón: los pobres
no pasarán



un exilio se alza
con los perros en las abadías
de pueblos peregrinos ligados en tu bitácora
mandrágora que habita el aliento de un náufrago
y el rayo
las manos la mesa
vigilia de miseria en Cracovia







(A Nelly Sachs)



                        De jardines
mi-tu
                        embajada
ni el  cielo, ni el viento
tan sólo las heridas del espíritu
en la huida final
de alguna mariposa oscura



desde aquel aliento de sodoma
en la puerta ancestral y sagrada
para todo éxodo en las celdillas
de incontables letras



y Nínive germina en nuestra pupila
el pentagrama de los gusanos
invernales sobre el carnero
con el rostro perdido de los vientos
esta piedra bailarina concibe la lejanía pagana



resurrección del párpado en silencio
con la simiente del instante
que fecunda en lo inaudito
la única oración feliz
hacia la infinita noche
No ha resplandecido, lo he visto aun en los nombres propios, no ha resplandecido, mi pequeña, como si de un juramento petrificado se tratara, un juramento y su balbucear en el siempre, no, entregados como estábamos a lo justo, más cerca de aquí que los rumiantes patriotas, también ágiles de sueños y en el Camino, y aún -tú decías aún y yo respondía aún- ascendiendo en el libro bosque y manantial, los que, otra vez, retornaban, con lo nuevo y en devota entrega, los que, sin fin, denodaban, en lo callado y por ninguna misión, y entre ellos también, entre ellos, al alba, no ha resplandecido, esperado tan temprano o tan tarde, cuando, bajo sus refugios, soñaban quedamente los enamorados, entre el brillo de sus sortijas y el retumbar de los pesares, cuando -"te amo, sabes, por nada y hacia nada, venidos de tantas partes para el siemprepoco lugar, un tú y otro tú por el juego de las voces"- y, por un entibiado norte junto a la vela nocturna, la voz concediéndose un sí en nombre de la voz, la enseguida pura, a la que no prestábamos juramento alguno, a la que no complacíamos patria, y vibrábamos, compulsión a compulsión, en la más tensa humedad del aliento: ella, la inaccesible y primera, donde no necesitaba -nuestro cielo- preguntar por el día a las agujas del sentido, consistir un dios en lo propio del mensaje, hacia alumbrar, mi pequeña, algo y desde nadie algo, en lo todamente liberable; y, aún allí, entre lo uno y lo otro, el testimonio y el deslinde, en la boca entre los dos, no ha resplandecido, a la vez que aquellos cavaban por la napa bajo el árido respirar, rebuscando en el porvenir y su fuente los vastos nombres, a la vez que éstos rodaban por el día infinito, con el sueño inmóvil en la luz que huía, para que ambos, en el palpitar de la derrota, se arrojasen al silencio espacioso propio de los exiliados, hasta, por cuál brisa de su enmudecer, tampoco allí, mientras los encantos instintivos se ordenaban a la exploración, mientras las confusas intimidades prolongaban lo imprevisto, ni aun con el ansioso golpeteo ante el portal desconocido, cuando la noche inclinaba sobre los cuerpos el helado crespón de una melancolía.
Con
la-no-más-sola
penumbra en pie
tú cociste -humo y
respuesta- un
pan que compartió
el camino.




A
cada paladar de millas en
la noche
me




lo ofreciste, todo
beso en el porvenir
de las lamentaciones
una




migaja
llevada por el viento
retuvo hermandad
desde dos bocas.



lunes, 14 de noviembre de 2011

                                                                             La piedra, cardiamente, con
                                                                             el perplejo latir
                                                                             de los nombres, una
                                                                             vez  -ahora, imposible
                                                                             y real.




                                                                              Aún
                                                                              el ningún sí, el
                                                                              ningún
                                                                              no, por la donante
                                                                              erosión de sentencias, impalpablemente
                                                                              nosotros.




                                                           (Entonces
                                 hubo comprensión, decisión
                                                            hubo, sin
                        estrella, a un pensamiento encima
                             de ti, a una voluntad delante de
                                                                     mí).




                                              Inalcanzablemente
                                                     nosotros, con
                                   la piedra, como nadie, aun,
                                                         entre, sí, la
                                              liviana, más liviana
                                                 palabra de arena.
Hasta
siendo, en brotes
la fisura de un decir
sobre el corazón  -te
escucho.




Ahí
y ahí, alcanzada por el giro
de los blancos capitales, para
siempre
en posesión.




Habrá, con
la nunca parcela
entrada en rojo una
flor: sangre, que
no quieres
separar.
                                                                       Ojos, en
                                                       la extensión de las albas rotas

           hacia el atrio rubio de la capilla                                         el vitral enverjado para un beso
           persisten, quizá                                                                                         de paz, labre

                                                         la claridad de los inocentes
                                                                         nunca.





                                                        
                                                                         (Tanto
                                                                       vela el no
                               
                                 sobre la culpa de salivas,                 futuro, brota la hora errante
                 sobre un as de corazones en el azul                 que escancia en arena otro silo

                                                                       inflamado).





                                                                      Limo, más

                         profundo, desnuda                                                    a la ilusión con
                     el labio que ascendió                                                    nosotros, lo

                                                             que entre rocío y rocío
                                                             nos venció por lo salvo:
                                                                           una





                                                                    venda de albas
                                                               una palabra bajo traje
                                                                 y seda, un cántaro
                                                                hacia el que ardimos.


 

 



lunes, 7 de noviembre de 2011

                                                                                Tierra,        

                                                              tierra, que                germen de luz: cuánto, a
                        sorbes con rapidez de esperanza, el                una ilusión


                                                                     se consumen los cielos
                                                                      desde almas lactantes
                                                                                -tierra


                                                                      
                                                                                   ya
           
                                                  sabrán tus fósiles                  amistad, donde
                                            la forma más clara de                  los dispendiosos estratos


                                                                                arropan
                                                                       la respuesta pulsante



                                                                            de adiós, aquí

                                llamaron tus niños sembrados                     y soles, hacia
                                                       por mariposas                     la hora transparente

                                                        
                                                                     desde un exilio de sueños,
                                                                                    aquí



                                      por cuanta fe temblorosa                        de la nostalgia al juego
                                                         se arrojaron                        sobre los mundos ya



                                                                     vencidos -pero, tan rápido,
                                                                          en la noche estelar
                                                                   el aire devanó sus corazones
                                                                      para un capullo de huidas.


jueves, 3 de noviembre de 2011

A través del mundo interpretado
marchamos a tientas con la inalcanzable promesa.
Durante el penoso viaje
nos ocultamos recíprocamente el destino
y sólo en el apacible abandono, que conoce de la vida y de la muerte
un sostenido silencio
aprendemos la ventura de la planta o el animal
puramente salvos sin lo salvado.





No podemos abrazar el mundo
que se ha hecho mensaje
ni sumirnos largamente en la contemplación
hasta aliviarnos luz. Bajo el Tiempo
permanecemos momificados en un pretexto para ser
y cuando la naturaleza nos hermana a su ausencia
gime aún nuestro consolador recuerdo.





Pasará el ángel y pasarán los soles
y nada oirá el nostálgico sollozo
de quienes se amaron en un nombre y una obra;
con lo que se acalla persiste el canto del misterio
y en su eternidad fugitiva
encantan su rostro los perdidos.





Pero a los míseros, que arañan las espaldas de Dios
aquello que los vuelve libres los hace temer
y cuando la ausencia amorosamente los despierta
se acurrucan aún en el Libro que desgarra su fin.





Fecundo se torna el acto
prometiéndose a nada
y su adiós gravita con orgullo sereno,
cuando a él entramos, como en un juego de niños,
todo felizmente se alza y se derrumba
y en el día sencillo lo no ganado
nos abraza a la fuente.



miércoles, 2 de noviembre de 2011

La flor láctea enrejada entre quejidos
aún acampa el ver para nosotros;
en el abrir, donada de nuevo,
conoce la brisa en la cabeza del dolido, de
cualquiera espera
una mano para ser cortada.





A través de una pizca de color
enciende la tierra su anhelo, guarece en luz
la canción ancestral, el que al fin
riegue la flor en el corazón de la muerte
expandirá el polen
sobre un porvenir.





Ya sólo juegan los ideales
con libros y números
o salvan los recuerdos primeros
para alzar una bandera junto a la tumba del niño;
pero en sombría interioridad
crecen aún los pétalos ignorados
que la carne solitaria hermana de la flor
serena de intemperie.





Estrella y nada se besaron un instante
y profundamente claro
se volvió el silencio;
los coronados por la herida
alzaron palabras como flores, supieron del aire
una canción de bienvenida, mi pequeña
en corolas
nos alumbró lo inmenso,
una vez para nadie,
savia y levedad.

martes, 1 de noviembre de 2011

Aún me hablas en la desaparición
me dices menos que las cosas, aún
labras por nosotros en el no de nosotros
el margen de lo real y su álbea transparencia.




Esta nada que nos da la iniciativa
para volver a comenzar en su infinito de imágenes
donde los espacios se alcanzan por la vastedad del gesto
y los sueños prematuramente oprimidos
persisten en el claro que se abre hasta acoger.




Ustedes, que ante la estrella más visible
quisieron retener la realidad en un símbolo
aplastaron los ojos de un lenguaje extraño
hasta que pudieran las cosas ser claras y vuestras.




Pero nuestro nombre
¿acaso no consiste en llegar a ser inconcebible?
¡Nombre! ¡Inconcebible! -Claros resultan entonces
la fuente y el cántaro, la tierra y el surco,
que se hermanan al ausente por su poder de inocencia.




Perdidos
encuentran nuestros ojos, en la infancia original
la luz del día servida al día
en que un juego de fuerzas y de música
desprevenidamente emprende
el espacio total, y el mundo no hace más
que hablarse a sí
sin que tú o yo podamos interrumpirlo.
                                Labranza                                                                           cuando
                                de la solitaria parcela                                          el ventisquero jala
                  
                                                                      el mudo corazón.




                                                                                
                                                                                 Lo
                                                                          que está al
                                                                  pensarse, por el jamás
                                                                 de un modo esencial, en
                                                                      la más inclemente
                                                                            cercanía.





                                                                         Copo, sobre
                                                                       copo, arrojado
                                                                       desde el cielo a
                                                                 nuestra escucha, alud de
                                                                         un liberar, mi
                                                                        calor: mortales.





                                     Yo vengo , yo                                                  duramente absuelto
                                      vengo, sabes                                                  de asilo y

                                                                               Señor.