jueves, 22 de diciembre de 2011

Los
de hoy, también
desaparecidos, en
fachadas, dispersos,
para el reparto del sentir



aquí
se perdonaron
irguieron el día junto
a una bandera, por
la espalda
se visitaron de nuevo.





A uno abastece lo que prensó
el asesino. A uno demora
otra palabra de ruta.
A uno multiplica la ciudad alfarera.





Te
sabemos, Señor, te
sabemos: en
torno a nosotros



respiras, igual
que nosotros, cada vez
más llamado, más
interno, más cautivo.
Nos



escuchas
rogar una sílaba
y hacia aquí
enfermas tu nada.
Horticultor
salpicada de riego lee tu mano
un signo en el bulbo
que la tierra encinta



banderas solares
y hordas de granizo
resuenan mundo, como si
te completasen, cabalmente,
mortalmente.
Revista Experimenta

miércoles, 21 de diciembre de 2011

                                                         Sin culpa nos alejamos
                                          de los dioses que fueron la más alta razón
                                  y de las razones que ondearon como hímnicos dioses
                                                  desplegándonos, y acortándonos
                                                        igual a sombras fugaces
                                movidas por los cambios de luz y los cuerpos imprevistos
                                       que cruzan con inocencia la tierra y sus fulgores.







                                                                          Nadie:
                                                poema del mundo. En ti
                                               aventajamos a los asilos
            que hurtaban nuestra amistad con la inclemencia.
                                                         Y no derramamos
                                                          pánico o nostalgia
                                                          por los mensajes eternos que la fe
                                                          hacía columpiar con veneración y altura.







                   A través del quejido
                   y en la segada cosecha, mientras en una oración oímos pudrirse
                                                                     al pan y al vino de la vida justa
                                                                y el signo de una serena orfandad
                                                                            nos inicia completamente.
                                                                                                  Pero al fin







                                                              cantemos
                                       con los caminos rendidos en meandros
                                    y el viaje del fulgor salvado en la acechanza,
                                           cantemos al compás del accidente
                                         y de los abruptos silencios celestiales
                                           mientras más tenaz la sangre invita
                                              a su oscuro desposar, perdidos
                                                  de los gloriosos porvenires
                             a través del crujir de las fragilísimas palabras, nosotros
                                           los arrebatados en la tierra sensitiva
                                                        por un rayo fugaz,
                                                              cantemos.



           








                                                                         

sábado, 10 de diciembre de 2011

Aire-
verdadera: más
estéril te vuelves
y también altísima




por la gran corriente de esporas estallada
el otro viento
viene por ti.







Crecimiento
hacia el signo que sabe
silenciar-




yemas y gametos
llevan un ocaso
desde la abertura de los hombres.





Desfiladero,
brillos, en el que una muerte
cruza hacia arriba, con la también
sellada, por la nieve y los astros
cordillera -quien




-con-allí-y
-contra-allí
escala existencia, piedra por piedra,
hacia el perdido nosotros-




las cimas
de una historia de ecos
donde se congelan las sombras
de los hermanos en torno
a eternidades y ciclos, las




voces, otras,
que glaciares más límpidos
corrigen hacia abajo
-aún,
quieres, podemos
comprendernos, táctiles,
en los fríos del nombre-




las
alto irisadas
caravanas de un arte
por las sabedoras ventiscas en
los claros, como




si aún emprendiésemos, no de
un yo, no
de ayer.




Adelante.
Adelante, a través de la borrada
oración en lo más hondo de los copos mediovivos
estrechamente ahora, con las tiendas sombrías
donde el ir se refugia.
Adelante




como si aún
llegáramos, no a
un tú, no
mañana.