miércoles, 21 de marzo de 2012



No pertenecer a la tierra
ni a los hombres, ni al Dios que dice surgir
como un silencio de la joven inmensidad
y no velar ya
por los sedimentos de cualquier vida
rescatando, por el ojo o la palabra, las imágenes valederas
de lo que quiere comprenderse Algo
y en ese Algo perdurar.





Hacia el fondo, pero más aún
donde ni siquiera el fondo nos retiene
penetramos en la dulce visión
a la que ninguna figura conquista; no menos
que el animal o la hierba
que se expanden en los umbrales sin aspirar
a alguna completud, y que ausentes
se emprenden interminables.





Sobreviene el día
y lo que uno cree
o se dice que es, y al andar
bajo los reflejos del penoso destino
ya la tierra y los hombres nos han olvidado
y por toda estrella el silencio del Dios
colma lo afortunado.
      
   
             En lo leñoso, de
             dolorosa sílaba
             escaló un sentimiento: no
             blandió luz
             sobre el sendero de ortigas
             no supo de riego alguno
             entre raíz y tiempo.





             Comprendió mucho antes
             cómo se demora el alba en la carrera de los nombres
             cuando el silencio proscrito, desde clamor a discurso,
             no enseña lo que sabe.





             Con lúdica lámpara
             en lo demasiado de su espera
             alumbró aún
             lo que se hace sitio entre la culpa:
             una arteria desatada
             un mar
             donde nadan los acuerdos animales.





             Con él nos dirigimos
             hacia la más pequeña
             aldea fronteriza
             donde un versículo olvidado
             descubre fe
             por fuera de los hombres.











      
    
     
  










        
           



miércoles, 14 de marzo de 2012



         Aquí, mi pequeña                                                                              con lo no-sucedido
         nos volvimos a yacer                                                                           como única Tierra.









                                                                          Este
                                                       país cegado que compartimos
                                                           imaginó en su estambre





               la ciencia del sabio, la luz                                                que la primera hoz del deseo
               de los justos, hasta                                                                     segó la corola y dejó


                                                                 huérfana la brisa.









                                                                       Un grito
                                                      que a otro grito tomó como guía





                   nos condujo por el crimen                                         arrojamos sangre
                             de dos bocas  -nos                                         en la palabra, nos supimos por


                                                                      lo humano.



     
En el temblor se renuevan los rostros
a sabiendas
de que las pacíficas historias hablan
apenas para el hombre de languidez calculada;
igual a la copa
que al vibrar se rompe
ellos se descomponen entre todas las apariencias
y superados por el acto
dejan pasar tan sólo
la extrañeza que adviene.





Comprendemos en el descuento,
libres de la vulgar profundidad,
cuánto son nuestros rostros los rostros del acontecimiento
enseñándose en él
y en él dispersándose
para volver a formarse en el soplo de su liberación.





De cuántos mundos, y estrellas,
y visiones disponemos, ahora
que la escala adecuada es sensiblemente
el desplante de los rasgos
y el desastre divino que de pronto
se cumple enteramente.





Y el manantial, y la piedra
y la lombriz y el fruto
no hablan ya a aquél
que cree mirar en ellos
sino a los ojos y a los oídos que en el trastorno
no se retienen por una interioridad
y a la boca sencilla
que saltando entre los nombres
sólo participa el don del asombro.

lunes, 12 de marzo de 2012

Nunca la palabra turbará estas sombras
que convidan mundo a espaldas del dios;
sustento y peligro, elevados con asombro como genuina hermandad,
se atreven a derramar de los nombres
las fieles correspondencias; vosotros,
dueños y ancianos de las cosas,
os evadís del canto.





De nuevo, en los más fulgentes versos
flameamos el corazón;
pero él, en soledad, se descompone
como una lombriz sobre la tierra, indefenso
ante la tanta luz; oh, lo desasido
de toda ley y del supremo Nombre
canta en nuestros cuerpos la felicidad de no ser.





Devueltos a lo desconocido
ni la infancia ni el porvenir disminuyen
y sin por qué
inspiran los actos una real amistad.
Manan en las cosas
la vida y la muerte virginales
mientras sabiamente desocultan los signos
la intensísima ilusión.
                                                    Rastros.                               por la vena que un aliento talló
                           Hacia el musgo, audibles,                               al florecer.








                  Con los largos paraísos                                                      duda, donde la fe       

                                                             de la luz. Donde la herida


                                             
                                                                 se expande al rozar
                                                                   contra una tumba.








         Rastros, candores, de una nada                                                 van a ampollarse los días.

                                                                        a otra nada





                                        Bajo el arco del ave                          Bajo la chimenea del cometa
                                                  -todavía más                          -todavía más.








                                                         Cosidos por tan sordas esperanzas
                                                               entre nosotros y los muertos.