jueves, 6 de septiembre de 2012

                                            La voz, a la fuga del pesar

      criba el sueño del creyente                                    una vez, deslumbrado de palabras
     y nos lo liba del cuerpo, por                                    despiertas en la despedida

                                  secreto a la imagen que suple el camino
                                             hasta yacer en el mundo.







                        Llegue un corazón                          Llegue con el rojo que alientas
                         en honor del rocío.                         y el rojo que te pierde.


                                                      A él se dirige
                                             entre líneas la noche, a él
                                que tal vez al umbral de la estrella saltarina
                                         sople en la copa un sentimiento
                                          y en el sentimiento una pajita.







                                                          Brindis
                                                  que ahora llama

                            y nos despide,                           -en torno a ti, donde susurramos:
  en torno a ti resuena el lenguaje                             todavía se puede



                                               comenzar para nada
                                        todavía se vence de sombrío en
                                          sombrío, todavía se arriesga
                                                      un todavía.